Los siguientes testimonios se han escrito de manera textual por aquellas personas que han querido plasmar sus relatos, manteniendo el anonimato en algunos.

 

 

Mi nombre es Johanna Reichberg Sanders, tengo 27 años y me desarrollo profesionalmente como Educadora de Párvulos en un colegio de Santiago.Escribo las siguientes líneas para dejar mi testimonio de lo más especial que he hecho en mi vida, yo nací dos veces, la primera es la que hemos vivido todos y todas, desde el vientre de mi madre y la segunda vez fue hace poquito y debo reconocer que me llevó más trabajo que la primera vez.Para mi segundo nacimiento tuve que trabajar en sanar mis heridas, pero no es tan sencillo como parece, primero las identifiqué, las estudié, me di cuenta que yo las había hecho a lo largo de mi vida, identifiqué los momentos y las personas que me ayudaron a hacerlas y recién ahí pude saber qué hacer con ellas, algunas sanaron, otras dejaron cicatrices de todo tipo y hay otras con las que he aprendido a vivir.Es difícil para mí describir este gran y maravilloso proceso en tan pocas palabras, ha sido un trabajo tan grande. El segundo nacimiento es un camino de trabajo personal para ir conociéndonos de a poco, es un camino largo y arduo, a veces se pone cuesta arriba, pero sin dudas para aquellos valientes que lo seguirán sin vacilar ni titubear les puedo decir que encontrarán el mayor tesoro de todos, a ustedes mismos sin miedos ni ataduras, tal cual son y recién ahí sabrán qué es sentirse libres y queridos.Como en cualquier nacimiento yo recibí ayuda para salir a la luz, tuve a una maravillosa partera a la cual agradecerá toda la vida por su paciencia y su forma de “limpiar mis vidrios sucios”. Espero que no se moleste por escribir acá su nombre, Marina Moreno muchas gracias por guiarme en el camino a la iluminación.

 

Loreto

 

"Llevo casi cinco años trabajando con Marina, y ha sido una temporada de grandes cambios y desafíos en mi vida. Me ha ayudado a replantearme nuevas metas y especialmente a mi edad hacer cambios trascendentales que han redundado en mejorar tanto mis relaciones personales con los demás como reencontrarme con mi yo interior. Ha sido un aprendizaje duro pero importante ya que he logrado redireccionar mi vida y tomar conciencia tanto de mis destrezas como de mis debilidades. Como resultado del ejercicio he salido fortalecida en todo sentido lo que me ha hecho crecer como persona. Doy gracias por haberla encontrado ya que ha sido una importante guía y sus sabios consejos han servido de gran apoyo en los momentos difíciles."

 

Viviana Segovia R.

 

Quería contarles que tuve la suerte de conocer a Marina y poder acceder a la terapia cúantica a través de sus sesiones, pude sanar el alma, botar todas mis penas y angustias, aprendí a valorarme, a tener seguridad en todos los aspectos, tanto en lo personal como profesional y comencé una nueva vida. Estoy meditando como una herramienta para descubrirme y botar todas las tensiones. Además de llenarme de energía, he despertado a nuevas experiencias en el conocimiento, mi vida se ha llenado de paz, alegría y más consciente de la vida y mucho más plena. La vida es hermosa y disfruto de ella gracias a la sanación cuántica. Cariños.

 

Eduardo

 

Llegue a Marina porque ella era la psicóloga de la Comunidad Terapéutica en la que decidí internarme para resolver mi problema de adicción a drogas, cuando la conocí no estuve muy seguro respecto al método, la forma, o el sistema que usaríamos para ayudarme en este objetivo de rehabilitarme; pero pronto desde la segunda sesión descubrí que el método no era lo más importante, en comparación al carisma y la confianza que ella irradiaba, el sistema podía esperar, por que había encontrado a alguien con quien compartir sentimientos y emociones, algo que realmente me hacía falta. A medida que fue pasando el tiempo fui encontrándome con sorpresas muy gratas respecto a los objetivos que yo tenía, fui sintiendo que al definirnos una meta en la vida, a veces perdemos la conciencia de todas las maravillas que se encuentran en el camino a recorrer desde el punto de partida hasta el de llegada. Cada sesión con Marina fue un lapso de descanso en ese camino, una inyección de energía para continuar, continuar buscando lo que había perdido, continuar buscándome; fue un lapso en el que podíamos detenernos a observar, a sentir, un lapso para recuperarme, no del agotamiento, sino que recuperarme a mí mismo de todo lo que me había extraviado.La labor de ella es difícil de explicar, y además están involucrados otros trabajos que no son solamente los de psicoterapia individual, también la terapia cuántica, que para mi significo un quiebre en mi relación con la vida, sin tener una explicación muy clara, sentí que estaba en un trance del cual existían dos salidas: quedarme en el lugar donde estaba; o dejarme llevar por esa necesidad interna de cambiar, escuchar la voz interior que exigía ser liberada en mi autenticidad. La primera opción no precisaba ni el más mínimo esfuerzo, la segunda en cambio me conducía esencialmente a conectarme con el dolor que había albergado por tanto tiempo. En estos momentos, los consejos, las preguntas, el afecto de Marina, fueron voces que hasta la fecha hacen un eco profundo en mi vida.Me alegro de haberla conocido, me alegro de conocerla, y espero mantenerme en contacto con ella, definitivamente, Marina es de esas personas que generan efectos positivos en los que la rodean, y ojala eso lo podamos trasmitir nosotros también a los nuestros, porque de eso trata la vida, de hacer algo bueno, integrados.

 

 

Carla Paz

 

Mi experiencia en la terapia de dos años: Fue una experiencia muy hermosa. Durante dos años, aprendí a conocerme y descubrirme. Fue un trabajo muy intenso y paulatino, yo no sabía que había tantas cosas en mí que no conocía. En esos dos años crecí, y adquirí una confianza increíble en mi misma, porque sé que tengo muchas virtudes que me acompañaron desde siempre. Tengo las herramientas para expresarme y comunicar mis emociones, siempre y de manera amable con mi entorno. Experimento una mejor relación conmigo misma y también con los que me rodean. Identifico claramente mis emociones y por que motivos estos vienen a mí. Y lo mejor de todos estos logros sigo disfrutando hasta hoy, por que se que los cambios han quedado con migo grabada en mi conciencia.Tengo mucha gratitud hacia Marina.

 

Jeanette Roca Ramos

 

Hola, soy Jeanette la terapeuta que trabaja con Marina en las terapias cuánticas. Quisiera contarles lo maravilloso que ha sido para mí, esta experiencia. Sentir como la energía pasa a través de mi cuerpo físico, mental y emocional al cuerpo del paciente, para volver al estado original de las células que se encuentran obstaculizadas o desordenadas. Es como si el amor divino se manifestara una y otra vez en donde yo solamente soy un canal, para que este llegue al otro ser. Ha sido maravilloso ver como cada personita, va contactando cosas internas y a la vez sanando. Ser testigo de todo esto, es como un regalo que me ha dado la naturaleza. Le doy las gracias a Marina por haberme permitido ser parte pequeña de estas terapias, y a la naturaleza por ser tan maravillosa conmigo.

 

Fabiola Miranda

 

Mi terapia con Marina ha sido tan, tan gratificante que es difícil expresarlo en líneas, pero jamás imposible, en este nuevo mundo que descubrí, en palabras no existe. De darme cuenta cómo funciona todo en perfecta armonía, desde una célula de mi cuerpo hasta todo el universo, yo me di cuenta que soy parte de esto y así comencé a ordenar la madeja de mi vida, me llegue a conocer de una manera distinta y veo todo de una manera distinta, con claridad. Ahora miro para atrás y recuerdo que me sentía como un mosquito que entra a un auto y choca y choca con el vidrio de adelante una y otra vez y no me daba cuenta que el vidrio de la ventana no estaba totalmente abierto.Estar en terapia con Marina me ha proporcionado mucho conocimiento que lo utilizo divinamente también fue y es empezar me a quererme, dejar de abandonarme, fue darme cuenta que nadie viene aquí a hacer, crecer, reproducirse y morir como lo enseñaron en el colegio. Estamos aquí para amarnos para respetarnos a nosotros y a los demás para saber y encontrar lo que voy hacer en que nos vamos a desarrollar lo que voy a seguir y nos llenará emocional y proporcionalmente porque todo tiene un sentido, en fin yo debo mucho a Marina lo que soy ahora en este momento, mi vida es maravillosa y voy a seguir adelante.

 

M. Loreto:

 

Conocí a Marina por esas casualidades que a una le depara el destino, me llevó mi hija que estaba bajo tratamiento con ella “solo para que la conociera”. La verdad es que yo no sabía que necesitaba apoyo emocional y sicológico cuando llegué ahí, pero parece que las cosas no estaban en su lugar y ella lo tuvo clarísimo con solo verme sobre todo después de conversar un rato. No me decidí en primera instancia a tomar la terapia sino que hasta después de unos meses de reconsiderarlo seriamente. Esta ha sido para mi una experiencia nueva además de muy especial y he cumplido ordenadamente con asistir a todas las sesiones en forma regular con gran entusiasmo. Ya llevamos un año juntas en este nuevo camino y he aprendido que la vida no termina una vez que se criaron los hijos, se jubila de la pega y está ensimismada en empezar algo entretenido para variar la rutina diaria, sino que empieza cuando uno decide hacer sus propios cambios interiores. Esto es algo que Marina pacientemente me ha ido inculcando: aprender a valorarme como persona, saber poner límites sin agredir, dar amor sin trasgredir mis propios valores y por ningún motivo dejarme de lado porque soy tan importante como cualquiera. La técnica de la meditación me ha enseñado a bajar las revoluciones diarias y darme un espacio para conversar de otra manera con mi espíritu. Aún falta mucho camino por recorrer, pero lo importante es que tengo interés en seguir adelante ya que los métodos que se emplean son totalmente atípicos: lecturas, películas, análisis de mensajes especiales de acuerdo a las circunstancias, etc. Creo que todo aquel que tenga interés en sembrar una semillita en su interior e indirectamente en los que le rodean no deberían dejar pasar esta oportunidad única, cual es la de tomar conciencia real de nuestra tarea en este mundo y con el apoyo de Marina, se logra con mayor facilidad que lo que uno se imagina. Por tanto doy gracias por haber tenido esta oportunidad de iniciar un nuevo camino guiada por ella.

 

Marisol Alvarado.

 

Estoy muy agradecida de las personas que me dieron la oportunidad de conocer de esto que es tan maravilloso. Yo llegué a la consulta de Marina por una amiga, en realidad estaba muy angustiada por mi hijo, ya que él estaba repitiendo curso en ese entonces. Lo trató primero a él y eso me hizo enganchar y terminé tratándome yo. En ese tiempo tenía una angustia tan grande que me inundaba y profundizaba mi alma. En la terapia y en la medida que fuimos avanzando me fui sanando, fue lo más maravilloso que me ha pasado en mi vida. Además del compromiso que mantuve. Las experiencias que había tenido anteriormente, con curas de sueño y otros psicólogos que jamás terminé ni me comprometí. Los cambios fueron muy grandes, el conocerme a mi misma ha sido y es muy gratificante, el entender mis sentimientos de culpa con mis hijos, seguridad, etc. La meditación fue otra de las técnicas que aprendí con Marina, profundizar en lo más intimo de mí, aprender a confía en mi. Muchas gracias a todos los seres y a Dios por conocer este hermoso trabajo interior, que me permitió encontrar mi esencia. Muchas, muchas gracias.

 

Anónimo

 

Estoy muy contenta y agradecida por haber recibido tanto bienestar y claridad con una terapia psicológica. Esta bendita sabiduría es efectiva y en corto tiempo. Lo mejor es que no deja de sorprenderse de uno mismo, lo mucho que puede lograr. Yo la tome como una revisión técnica que debía ser obligatoria a los 10, 20, 30, 40, y 50 años. Esto es como resetear, como volver a nacer, ser completamente consiente de lo que uno hace, dice y piensa. Buscando lo mejor para uno y los demás. El poder compartir en armonía con las personas que uno más quiere, y están cerca de uno. Donde se equilibra cuerpo, alma y alma y se aprende a usar el corazón, tanto como la mente. Y el mundo se ve cada día mejor, los miedos, las rabias, el egoísmo, todas las faltas y carencias que hemos tenido. La única crisis que hay en este planeta es la falta de conciencia y con ésta terapia se logra. Debería ser parte de la educación y como un conocimiento más, que es el conocimiento de uno mismo. Debería ser un ramo más, como matemáticas, en los colegios, Universidades, centros de rehabilitación, clínicas, cárceles, donde realmente se pueda tener una posibilidad de crecer y no seguir repitiendo las mismas formas de actuar una y otra vez. Es una herramienta demasiado importante para dejarla de lado. Es la llave que abre muchas puertas. No se puede perder la posibilidad de acceder, compartir, y poder difundir este conocimiento conciente. Gracias Marina, por tan gran trabajo.

Contacto

Teléfonos:

 

+56 9 91487053

+56 9 94431391

psicologa.seminarios@gmail.com

Santiago, Chile

  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram